viernes, 26 de octubre de 2007

Vaso con chocolate y leche

Lo que puede hacer un vaso lleno de leche con chocolate:

-Saciar la sed
-Calmar el hambre
-Confortar el corazón
-Decir "Te quiero" sin necesidad de hacerlo con palabras
-Calmar un golpe
-Invitar a dormir
-Hacer feliz

Porqué este post... Porque todas las mañanas y todas las noches mi niña me pide un vaso con "choco"... Me encanta ver como se lo toma con gusto, me encanta cuando ella me dice que "me ayuda" a prepararse su "choco", me fascina cuando al momento de entregarselo me dice "gracias mami", en otras ocasiones me dice "te quiero mucho" y en otras me dice "me perdonas".

Ayer paso algo así, cuando le estaba preparando su leche, y casi al momento de poner el chocolate se me cayo el vaso, hice un tiradero por toda la cocina. Estaba apurada porque ya casi era hora de irnos, casi lloro de la desesperación por tener que limpiar, por el tiempo y por todo lo demás (todo lo demás es mucho y no vale la pena decirlo), cuando estaba inclinada, limpiando la leche y recogiendo el vaso, ella fue, me abrazo, me dio un beso y me dijo, "mamá no estes triste, fue un accidente, no llores". Así que con ese confort volví a preparle su "choco", al entregarselo, me sonrio y dijo... "Te quiero".

Si un vaso con chocolate y leche hace que esos momentos valgan la pena y sobre todo nos une más!

5 comentarios:

  1. divertido tu blog!!! gracias por visitarme...

    un buen final de drama ese te quiero, sin duda.!


    sigamos en contacto

    ResponderEliminar
  2. Venus....que hermoso! me haces participe de un sentimiento tan lindo! muestras la grandeza de ser mamá, y esos pequeños detalles que emociona. Un beso para tu niña desde estos parajes.....Fa!
    te felicito =)

    ResponderEliminar
  3. Muy tierno todo eso que cuentas sin lugar a dudas.


    Y es que la leche con chocolate es genial, yo no soporto el sabor de la leche sola, tengo que forzosamente poner "chocomilk", el del conejito nesquil que es mi preferido.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Como yo soy mamá también, me siento identificada con este mensaje, y te entiendo muy bien cuando dices que estabas desesperada y a punto de llorar; pareciera como si ya de adultos las cosas y problemas de la vida cotidiana se nos metieran tanto a la cabeza que nos olvidamos de detenernos un poco y tratar de ser como niños de nuevo. Se nos olvida que darle a nuestro pequeño o pequeña su choco es un detalle que nos une más y, de esos detalles precisamente, está hecha la vida.
    Muy lindo, Venus, este mensaje me deja mucho para aprender.
    Oye, como te digo, yo soy mamá estrenada de 2 años, podemos compartir cosas de mamás, que a veces nos ayudan mucho.
    Un beso.
    Nikita.

    ResponderEliminar
  5. Claro que sí Nikita... Cuando gustes, lo poco o lo mucho que sé con este aprendizaje de ser madre lo puedo compartir... De hecho en la página www.tumaternidad.com también estoy dada de alta y más que nada es para compartir éstos pequeños grandes detalles.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Ni modo, verifica la palabra para comentar, no me gusta, pero de repente entra mucho spam... De cualquier manera, agradezco tu visita a este, tu espacio.