lunes, 3 de septiembre de 2007

sin nombre

Quiero sonreir y no puedo, tengo tantos sentimientos encontrados, tantas frustraciones que no pueden ser vencidas.
Siento que el tiempo pasa lento, pasa sin descanso, pasa y va arrastrando mi vida, va dejando una mancha solamente y me lleva de la mano a una muerte de sentimientos.
Estoy encajonada en éstas cuatro paredes; tanto, que quiero gritar y la voz no me sale; quiero huir y parece que estoy atada con un lazo tan delgado pero a la vez tan fuerte que me lastima; quiero llorar y mis ojos están secos.
Hay tanto por hacer, me siento tan desolada que no encuentro un remanso de paz, ni aún estando cerca de tí.

2 comentarios:

  1. La vida se conforma de momentos, lo demás: la rutina, el trabajo, las obligaciones se llevan la mayor parte de nuestros días, pero no por ello debemos dejarnos vencer por esta cotidianidad.

    Creo que el ciclo ya se acabó en lo que estás haciendo, pero todo tiene un tiempo y un lugar. Sigue adelante, la frustración no lleva a nada bueno, sonríe aunque no quieras, aunque solo salga una mueca.

    La actitud es el 70% el resto es todo lo demás que te agobia. Entonces, has que esa mayoría gane.

    Si puedo hacer algo (que me acabo de enterar que no sirve de nada mi presencia) sabes donde encontrarme y sabes también que puedes ser totalmente sincera.

    Te quiero y hay mucha gente a tu alrededor que te quiere y que se preocupa por ti, por favor, no te cierres...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, en parte si es como me siento pero en la gran mayoría es un simple pensamiento, porque alguien a quien admiro como escribe en alguna ocasión me dijo que la tristeza y la melancolía vende más que la felicidad.

    En este momento soy feliz y tú más que nadie lo sabe... También te quiero y gracias por estar conmigo!

    ResponderEliminar

Ni modo, verifica la palabra para comentar, no me gusta, pero de repente entra mucho spam... De cualquier manera, agradezco tu visita a este, tu espacio.