sábado, 26 de enero de 2008

Todo por practicar

Siiiiii, anoche en casa de mi cuñada me puse a ayudarle a su mamá a hacer tortillas de harina... (aunque usted no lo crea).... Tenía AÑOOOOSSSSS que no hacía una siquiera, pero como no es lo mío opte por ayudarle a cocerlas.

La Venus muy valiente las volteaba con las manos y no con una palita, eso sí con mucho cuidado y casi brincando cuando creía que me iba a quemar... La señora se reía tan a gusto de mí (porque no creo que conmigo jajajaja), cuando en una de esas zaz! una mugre tortilla que estaba inflada se me revienta y me quema todo mi sexy dedito índice derecho... Chale! tan bien que iba -pensé-... Seguí con mi tarea pero la deje a medias porque mi dedito me ardía mucho, por fin lo ví y siiiii... efectivamente... Traía una ampolla... chinnnnn...

Llegando a mi casa me puse una pomada para quemaduras, me ardio hasta el cu.... ello, pero ni modo son gajes del oficio! jejejeje

p.d. Las tortillas quedaron bien cocidas y me lleve unas cuantas para desayunar!

2 comentarios:

  1. jajajajajaja....
    Hiciste que se em antojara una tortillita casera con mantequilla y cafecito...

    ResponderEliminar
  2. Venus, me imagino lo que te sucede,hay hombres que son ciegos o estan obsesionados en algo o en alguien,o simplemente ´piensan en ellos, pero ésos no valen la pena pero lo bonito de todo eso es que tu corazón volvio a sentir, no lo lamentes, pronto llegara otra oportunidad mejor...cuidate
    saludos.

    ResponderEliminar

Ni modo, verifica la palabra para comentar, no me gusta, pero de repente entra mucho spam... De cualquier manera, agradezco tu visita a este, tu espacio.