viernes, 5 de febrero de 2010

Profesor de Felicidad

Cuentan que David, un niñito de seis años, se graduó en el Jardín de Infancia. De regreso a casa su padre le preguntó: ¿Y tu, qué quieres ser de mayor?

-Profesor- dijo el niño muy serio.

-¿Profesor? Muy bien David. Es una profesión muy importante. Pero, ¿profesor de lengua, matemáticas, geografía? ya sabes que hay muchas clases de profesores.

- Quiero ser profesor de felicidad.

Para tener éxito en la vida se necesita una base sólida, una ambición muy grande. Dicen que hay que pensar en grande para obtener grandes resultados. La mayoría de nosotros nos acomodamos en la segunda clase de un avión y aceptamos lo que nos viene sin rechistar.

Nos creemos que el éxito está reservado para personas mejores que nosotros. Esto no es verdad. Esas personas exitosas un día fueron "normales" pero decidieron pensar en grande y tener grandes ambiciones.

1 comentario:

  1. uuuf.. si esa fuera un profesion seria altamente demandada... y seriamos muchos los que quisieramos tomar clases con el profesor de felicidad... muy buenas las dos ultimas reflexiones que has posteado venus!!!! que pases un bonito fin de semana

    ResponderEliminar

Ni modo, verifica la palabra para comentar, no me gusta, pero de repente entra mucho spam... De cualquier manera, agradezco tu visita a este, tu espacio.