viernes, 23 de enero de 2009

Que extraño!

Anoche soñe muy raro... ¡Te soñé!... Creo que no te había siquiera pensado en mucho tiempo, pero por X o Y anoche te soñé...

Iba por una calle no pavimentada, en una bicicleta, no sé ni a donde iba, pero iba... De repente te vi platicando con dos amigos tuyos, iban a comprar cerveza, me viste, te subiste a otra bicicleta y me seguiste...

Yo te ignoraba, hasta que detuviste mi andar, me preguntaste los motivos, me preguntaste por la niña, me preguntaste tantas cosas, y a cada una de tus preguntas te respondí con sinceridad, pero a la vez con dolor (sí, me di cuenta, que en el sueño sentí dolor)... -que extraño!- En fin...

Seguimos conversando y me dijiste que querías volver, te dije que claro que por supuesto que no, te dije que yo necesito a alguien a mi lado, no deteniendo mi camino, te dije que necesito un apoyo, no ser una madre de un adulto, te dije que ocupo tiempo y espacio, pero a la vez mucho cariño, te dije que quiero mimos y apapachos (que raro!). Me dijiste, antes no pedías eso. Efectivamente, antes no lo pedía pero los tiempos y las situaciones cambian... Dijiste y prometiste... Obvio no creí ninguna de tus palabras, una vez si lo hice, pero dos ya no.... Y ya no sé que más te dije, porque cuando me quisiste abrazar, yo me quité y simplemente desperté...

Ahorita me voy acordando del sueño... En la mañana me levanté a alistarme para ir al gimnasio y ni me había acordado... Pensando en el sueño, simplemente se me hace extraño el haberte soñado, porque al estar escribiendo, me estoy analizando, tocando incluso el corazón y no, no se siente nada por ti...

1 comentario:

  1. Cuando el amor acaba no queda mucho por hacer... cuando la indiferencia llega...entonces.. No hay NADA que hacer... hay que seguir caminando y no reparar en lo que pudo ser.

    ResponderEliminar

Ni modo, verifica la palabra para comentar, no me gusta, pero de repente entra mucho spam... De cualquier manera, agradezco tu visita a este, tu espacio.