miércoles, 18 de junio de 2008

Cuando duermes

Cuando duermes,
poco tiempo después de la espuma,
junto a mi corazón, abrazada,
ausente como el sonido
de nuestras mudas palabras.
Es el tuyo tal vez, o es el mío,
ese claro latido que habla,
cuando duermes.

Cuando duermes,
lejos ya del ingrávido origen,
con mi brazo cosido a tu espalda,
no tengo por qué mirarte,
los ojos no me hacen falta.
Tú me ves con tu vientre cumplido,
yo te veo a través de esta calma,
cuando duermes.

Cuando duermes,
no es tu cuerpo desnudo el que estrecho
ni el calor del reposo que manas,
sujeto los horizontes
del sueño que te traspasa.
Y agarrado a ese sueño sumiso,
me despierto y no hay nadie en mi cama,
cuando duermes.

( Luis Eduardo Aute)

2 comentarios:

  1. iiuuuuuuus !!!!! qur romantica a amanecimoooos amiga!!! que chidooo =D

    ResponderEliminar
  2. Si verdad, la neeetttaaaa si ando medio románticona... chaleeeeeee eso no me gusta!!!! pero a veces es bueno...

    ResponderEliminar

Ni modo, verifica la palabra para comentar, no me gusta, pero de repente entra mucho spam... De cualquier manera, agradezco tu visita a este, tu espacio.